10 octubre 2017

Bring Me The Horizon se va de gira con la serie J por arenas del Reino Unido.

La primera gira por arenas del Reino Unido que ha hecho la banda de Sheffield Bring Me The Horizon (BMTH) ha representado su bolo más grande hasta la fecha. La gira empezó en el Motorpoint Arena de Nottingham y continuó con otras actuaciones en directo en el Barclaycard Arena de Birmingham, el O2 Arena de Londres, el Motorpoint Arena de Sheffield y el Manchester Arena, hasta poner el punto final en el SSE Hydro de Glasgow.

“Soy un gran fan de d&b y sería feliz si pudiera no volver a utilizar nunca más otros sistemas”, explica Oliver Hutchinson, técnico de sala (FoH). “Es el único sistema PA que puede ofrecer lo que quiero en todas las bandas de frecuencia: la claridad cristalina de los agudos, la baja intensidad de los medios y la reproducción perfecta de la gama de graves del programa. Ningún otro sub consigue reproducir todas las notas de nuestras pistas de subgraves con una respuesta tan uniforme, combinada además con una potencia contundente que hace vibrar la ropa. Con otros sistemas, tengo que intervenir en las notas para ajustar la respuesta tosca y desigual de los subs. Algunos de esos sistemas solo generan un sonido débil que no se parece en nada al audio que les envío”.

BMTH, cuyo estilo está entre el deathcore, el metalcore y el rock, es una banda famosa por su sonido. Jack Murphy, técnico de sistemas de la empresa Wigwam/SSE, que suministró todo el equipo para las actuaciones, nos explica que él y Hutchinson deseaban asegurar que el sonido no se quedara atrás y mantenía el impacto que se logró en locales más pequeños, y evitar que le restara protagonismo el vídeo que se proyectaba en pantallas situadas en varios niveles a los lados y en una pantalla más grande que cubría toda la parte posterior del escenario. También era esencial que Hutchinson pudiera lograr el sonido que quería y, al mismo tiempo, evitar colgar enormes riggings que podrían interferir con la visualización de los vídeos.

“Para conseguir el pliego de condiciones, hablé con el equipo de soporte a usuarios de d&b”, explica Murphy. “Nos sugirieron que situáramos los subs volados a L/R de manera equidistante respecto a los riggings principal y laterales. Esto facilitó la alineación de los puntos de riggings tanto laterales como principales respecto a los subs volados para crear una única gran fuente. De este modo, pudimos crear unos potentes graves incluso en los laterales, lo que permitía que llegara a todo el mundo la contundente potencia de sub que a BMTH le gusta repartir”.

La configuración de FoH también incluía ocho subgraves J-INFRA y catorce J-SUBs ocultos en el arreglo de debajo del escenario para conseguir un gran impacto de graves, que siempre es la opción favorita de la banda. La capacidad de la Serie J significa que apenas se necesita procesamiento adicional, como nos explica Murphy: “No utilizo procesadores en absoluto, nada de Lake o Galileos, no creo que sea necesario. Una vez que consigues configurar las herramientas de balance tonal, tus HFC y tus filtros de conexión y quizá un poco de EQ, ya no se necesita mucho más. Hay tanto EQ disponible en los etapas D80, que no hay necesidad de nada más para estar en línea. Con una buena red que funcione súper rápidamente, nunca hay problemas, aunque no haya habido ArrayProcessing en esa configuración concreta”.

Para el concierto en el O2 Arena, Murphy ajustó los diseños del sistema respecto a la altura, y no encontró ningún problema con el límite más bajo de once metros. Los ajustes funcionaron perfectamente y, en su crítica del concierto, el periódico británico The Independent comentó que el sonido fue tan grande como la enorme sala de O2. Murphy explica que tuvieron que inclinar el rigging para cubrir las localidades de los niveles superiores. El equipo se diseñó para que funcionara con el diseño del escenario, por lo que en ese sentido la configuración no cambiaba demasiado: solo se trataba de hacer algunos ajustes para garantizar que su impacto podía sentirse en toda la zona del público, independientemente de su ubicación.

Hutch y yo estábamos muy contentos, porque cada fan pudo vivir la misma experiencia”.