23 noviembre 2017

Cuatro configuraciones para todos los formatos que necesita una sala de conciertos.

Place des Arts es, sin duda, uno de los mejores centros de artes escénicas de Montreal (Canadá). Se inauguró en 1963 y recientemente ha vivido un cambio importante con la mudanza de la Orquesta Sinfónica de Montreal a la Maison Symphonique. Con la reubicación de su orquesta, Place des Arts ha redefinido su hogar anterior, la Salle Wilfrid-Pelletier, como una sala de conciertos de una flexibilidad tan laberíntica que podría ser confundida con uno de los contorsionistas del Cirque du Soleil.

Con capacidad para casi 3.000 personas, el centro alberga a dos compañías residentes, así como grandes musicales, conciertos de rock y jazz, artistas internacionales, circo y teatro. Cuando Guy Levesque, Coordinador Técnico, se incorporó al centro en 2015 sugirió sustituir el sistema de audio y, al hacerlo, cambiar a una marca totalmente diferente. “No seleccioné d&b inmediatamente,” explica Levesque. “Al principio, pedí a la mayoría de empresas de sonido importantes que enviaran una propuesta para la sala”.

Richard Soly, que es responsable del audio de la Salle Wilfrid desde hace treinta y dos años, revisó todas las propuestas. “El único sistema de sonido que podía funcionar exigía un patrón horizontal de 80° para evitar el contacto con las paredes”. Levesque consideró que ese parámetro clave que indicó Soly era el punto esencial de su pliego de condiciones. “El objetivo principal era sustituir un antiguo sistema PA a izquierda/derecha. Pedimos que todas las propuestas tuvieran la cobertura más grande y la mayor uniformidad espectral en todos los asientos que pudiera ofrecerse. Pero respecto a la acústica de la sala, las paredes laterales y el techo no ayudan en absoluto cuando se utiliza un sistema de refuerzo de sonido. Por lo tanto, el ángulo correcto de directividad horizontal del propio altavoz era esencial y, con tres anfiteatros, la cobertura vertical era igualmente importante. Como último punto, el nuevo sistema PA iba a estar en una posición fija. Si el sistema de PA no se utiliza en una producción externa, necesitamos poder ocultarlo fácilmente.”

El espacio disponible en el techo para ocultarlo es restringido y esto impuso que el sistema fuera de rango medio. Tras considerar a muchas empresas importantes, se eligió la Serie V por su directividad de 80° (h) y su tamaño perfecto. “También aportó otra prestación significativa”, explica Levesque. François Corbin de d&b Canadá gestionó el proyecto del proceso de diseño con Levesque y explica el atractivo de esa "función especial". “La sala tiene cuatro niveles de asientos, incluidos los tres anfiteatros. Efectivamente, el anfiteatro superior queda oculto respecto de la posición del sistema PA, aunque obviamente tiene línea de visión con el escenario, pero se asienta por encima del proscenio. Teníamos que demostrar sobre el papel, mediante ArrayCalc, que podríamos hacer efectiva la mejor cobertura, con menos excitación en la acústica de la sala y, mediante la implementación de algoritmos de ArrayProcessing, conseguir una excelente uniformidad sónica a través del horizonte vertical de la sala. Incluso hasta ese tercer anfiteatro”.

Levesque estudió los datos atentamente. “ArrayProcessing ha supuesto una gran evolución respecto a la teoría y las prestaciones del arreglo en línea. No pudimos tener la oportunidad de escuchar un ejemplo antes de instalarlo, pero conocemos la gran reputación de la ingeniería d&b y estábamos tranquilos solo con leer el documento técnico.

“Durante la reinauguración hicimos una presentación con cuatro configuraciones diferentes disponibles en el sistema PA principal. Para la amplificación en conciertos tenemos dos configuraciones distintas con ajustes de los subwoofers bastante diferentes, una opción que refleja la variedad de necesidades para el pop actual, el rock y el jazz. Para conferencias, el sistema puede utilizarse sin ningún subwoofer. Nuestro sistema principal de Serie V, cuando está configurado para ser utilizado sin subwoofers, llega hasta los 67 Hz.

“Finalmente, tenemos lo que llamamos nuestra configuración básica, que incluye algunos subwoofers pero es una configuración comodín que satisfará a muchos usuarios que necesitan un rango completo aunque sin un excesivo énfasis en bajas frecuencias.

Es muy fácil abrir cualquiera de los cuatro formatos mediante el software de Control remoto R1, y estamos muy satisfechos porque, con todos ellos, obtenemos las programaciones perfectas para nuestra sala”.