12 junio 2017

La banda Bassnectar ofrece a sus fans una experiencia más cercana gracias a un formidable kit de herramientas de d&b.

La característica más destacada de los conciertos de Bassnectar es que son una experiencia totalmente envolvente: la intimidad de un club pero a una escala mucho más grande. Hace poco, este ambiente íntimo se consiguió en el estadio Dick’s Sporting Goods Park, situado cerca de Commerce City (Colorado) y en el que juega el equipo Colorado Rapids de la liga de fútbol norteamericana Major League Soccer (MLS), y fue gracias a la eficacia y la correcta interpretación de la especificación del sonido de Bassnectar que hizo la empresa Brown Note Productions Inc., de Denver, cuando dimensionó el estadio.

“Este estadio es el campo donde juega el Colorado Rapids”, nos empieza a explicar Ryan Knutson, Presidente de Brown Note y director del proyecto de audio para este evento. “Para ser un estadio, mantiene cierta cercanía e intimidad y, cuando introdujimos los datos físicos, el mapeo de la cobertura no fue demasiado complicado. Desde el lugar donde estaba situado el escenario hay aproximadamente 110 m (360 pies) hasta las gradas más alejadas: con ArrayCalc de d&b fue muy fácil definir y garantizar una cobertura uniforme, todo salió muy bien. La especificación original era todo con altavoces de d&b audiotechnik, principalmente Serie J y Serie V para la parte más dura del trabajo, y requería grandes arreglos L/R de la Serie J. Pero cuando lo diseñamos vimos que podría ser demasiado, así que pudimos quitar un par de cajas por lado. Este punto era importante, porque implementábamos ArrayProcessing (AP) para cumplir el deseo de Bassnectar de que en cada asiento se viviera una experiencia como estar en la primera fila sin que, como él mismo dijo, revienten los oídos del público. Varios factores en el kit de herramientas de d&b nos permitieron hacer realidad ese deseo con gran éxito”.

Brown Note es un gran proveedor de d&b y su experiencia con estos sistemas demostró ser esencial. “Bassnectar conocía la reputación de este sistema d&b y especificó en concreto los relativamente nuevos amplificadores D80 debido a las mejoras de rendimiento que aportan. Por este motivo pudimos recomendar el uso del AP. Conforme a nuestra experiencia, y ya hemos montado varios conciertos para él a lo largo de los años, Bassnectar siempre cuida todos los detalles para su público.

Es un público de oyentes exigentes y Bassnectar es muy meticuloso para asegurarse de que puedan escuchar un gran sonido, no solo ruido a todo volumen”.

La capacidad del ArrayProcessing de producir en toda la zona de escucha un nivel de presión uniforme y la característica tonalidad de d&b ya están bien documentadas, pero Knutson y su técnico de sistemas Chris Chierello profundizaron en su atención a la propagación de los graves. “Teníamos más de ochenta SUBs, una mezcla de J-SUBs y J-INFRAs en modo cardioide delante del escenario principal”, continúa Knutson. “El arreglo medía unos 37m (120 ft) lo que nos permitió controlar fácilmente la dispersión horizontal hasta el rango de 20 Hz. Esto formaba parte de nuestro planteamiento para asegurarnos de que se reducía la fuga de ruido a los barrios residenciales circundantes. Nick Malgeieri, del departamento de EAS de d&b, trabajó conmigo en el modelo de NoizCalc, que nos permitió predecir en qué zonas fuera del recinto podría llegar a ser problemática la energía acústica.

“Cuando medimos los niveles en el linde de propiedad más allá del estadio era exactamente como se había predicho. Lo más importante era que cumplía todos los requisitos del permiso para eventos en ese recinto. El usar tantos SUBs nos permitió crear una cobertura más uniforme y utilizar niveles de presión sonora (SPL) más bajos en la zona de escucha. Por ese motivo, el arreglo de SUBs principal y un arreglo adicional de delay con B22-SUBs abajo en el centro del campo apenas influían en la reducción de la ganancia. Esos graves fundamentales, normalmente unos 27/28 Hz, son lo que le gusta a Lorin (Ashton, el verdadero nombre de Bassnectar) en su mezcla, y eso fue lo que el público oyó y era un sonido realmente limpio porque no tuvimos que forzarlo demasiado”.

 

Imágenes cortesía de Shawn Johnson