08 junio 2018

Massey Hall instala un audio internacionalmente atractivo con d&b.

El Massey Hall es un teatro y sala de conciertos de Toronto (Canadá) y padece lo que en círculos selectos se conoce como "personalidad acústica peculiar". Es esta característica la que se ha abordado hace poco en la primera fase de un proyecto de renovación importante, con un coste de 135 millones de dólares canadienses, que mejorará esta magnífica sala de conciertos para el futuro.

“Teniendo en cuenta esta renovación tan importante, hicimos mucha investigación previa”, explica Doug McKendrick, Director de Producción de Massey, sobre la mejora del sistema de audio. “Pudimos averiguar dos cosas: en Massey no hay posibilidad de colgar otro sistema, por lo que si una producción de gira no quiere utilizar el sistema PA de la casa tendríamos que quitarlo, y esa no es una opción fácil. Por lo tanto, realmente queríamos estar seguros de que el nuevo sistema fuera tan universalmente aceptable como fuera posible. También nos dimos cuenta de que los mejores artistas que ya habían tocado aquí con su propio sistema suelen traer la Serie J de d&b.

“El otro tema era que en diferentes momentos hemos ido alquilando algunos sistemas. Básicamente teníamos fills para el proscenio desarrollados por Martin Van Dijk (de la empresa asesora Engineering Harmonics, con sede en Toronto), y utilizábamos diferentes clústers principales a izquierda/derecha. Gracias a Solotech, nuestro proveedor de audio preferido, podemos ofrecer hasta tres marcas diferentes a los artistas visitantes. Por lo tanto, no siempre teníamos la Serie J pero, si la ofrecíamos entre las tres opciones, la Serie J era la opción más seleccionada. Por eso, seleccionar d&b también fue una decisión muy fácil para mí. La coherencia del equipamiento de d&b me gusta mucho: siempre me ha parecido que ofrecen un conjunto de equipos en los que raramente hay que tocar algo”.

McKendrick llamó a Trevor Nash, de d&b Canadá, y a Mark Radu, de Solotech. Como explica Nash, la solución del sistema final es, cuanto menos, compleja: “Los riggings principales a izquierda/derecha están compuestos por J8 con tres J12 en la parte inferior; el arreglo del centro es como el de los riggings principales, pero invertido: un clúster de J12 con tres J8s en la parte inferior. La opción específica de invertir la composición de los riggings entre izquierda/derecha y centro fue idea de Martin Van Dijk y es el punto de partida de su diseño para los fills, especialmente situar los J8 en la parte inferior del centro.

“Martin hizo magia con el diseño de los fills, que es totalmente creación suya, y esos fills son realmente la clave. La pared del proscenio tiene una única fuente puntual Yi7P en tres niveles a cada lado: orquesta, galería y anfiteatro. En los laterales más bajos del anfiteatro hay un par de E8s a cada lado, y los Yi7Ps hacen el mismo trabajo que los E8s pero en los laterales de la galería. También hay 10S-D, uno en cada esquina del anfiteatro y la galería. Para el fill de debajo del anfiteatro utilizamos E6s, y tenemos Yi7Ps para los frontfills a lo largo del borde del escenario. Finalmente, para la sección central de arriba en la galería (donde hay una pequeña elevación respecto a los asientos que añade unas doce o catorce filas adicionales en la sección central superior), hay seis Vi12s para un delay. Hemos aplicado ArrayProcessing al arreglo del centro para maximizar y unificar su rendimiento en toda la zona de escucha.

“Para decirlo en pocas palabras, todo esto significa que se puede dar un concierto, pongamos un solista con una guitarra acústica, utilizando solo el arreglo del centro y el sistema fill y cubrir la sala perfectamente. Para una actuación de rock a todo trapo, se pueden utilizar los clústers principales a izquierda/derecha, se retrasa el arreglo del centro para que haga el papel de fill y, además, se utilizan los fills situados en los demás puntos para energizar la sala”.

Una buena planificación para el futuro siempre es la clave para una inversión de este tipo, y parece que Massey lo ha planificado muy a fondo, como explica McKendrick para concluir: “Aquí ya hemos tenido una amplia gama de actuaciones variadas: palabra hablada, rock'n'roll, jazz, teatro, música clásica y eventos corporativos. La verdad es que hemos hecho de todo. Y todavía somos más ambiciosos para el futuro en todo lo que podemos ofrecer. Este nuevo sistema de sonido nos permitirá hacerlo realidad”.

www.dbaudio.com/es/

Fotografía cortesía de Neal Burstyn