19 junio 2017

Una J marca la diferencia: de gira con Frank Foster

Desde su primera aparición en el Festival Marshland, que se celebra en Lake Charles (Luisiana, EE. UU.), Frank Foster ha elegido a Deep South Productions (DSP) para toda la tecnología de su gira. “Ahí es donde se afianzó mi relación empresarial con Marvin Simon, el propietario de DSP”, explica Foster. “Me intereso por todos los aspectos de mi espectáculo, sobre todo el sonido, y valoro la diferencia que me ofrece DSP, sobre todo desde que Marvin adquirió el nuevo sistema de audio alemán”.

Deep South Productions siempre se ha enorgullecido de su compromiso en proporcionar un sonido excelente: “Pero esta inversión en d&b ha supuesto un punto de inflexión para nosotros”, explica Marvin Simon.

Ya habíamos hecho varios espectáculos con Frank y nos habíamos dado cuenta de que no estaba muy contento. Poco después de Marshlands empezamos a plantearnos la renovación de nuestro inventario de audio.

Antes de pasarnos a d&b, estábamos indecisos. Teníamos un viejo sistema y no obteníamos la asistencia que queríamos. Hablamos con mucha gente, pero Joe DiFalco, de d&b, fue quien realmente se tomó tiempo para conocernos y saber a qué nos dedicamos. Eso es importante. “Inicialmente, Joe nos recomendó un sistema de la Serie V, un excelente arreglo en línea de tamaño medio. En el taller, nos sentamos todo el equipo y debatimos las alternativas de otros fabricantes, y varios pintaban bastante bien.

Así que examinamos veinte riders técnicos y catorce de ellos aceptaban a d&b como sistema”.

Simon todavía no estaba convencido del todo, y llamó a varios ingenieros de sonido y directores de producción. “Todos me dijeron que era la opción perfecta, pero que mejor elegía la Serie J.

Eso fue hace unos tres años. Y, efectivamente, nos decidirnos por el sistema J, más grande, lo que suponía una mayor inversión, pero tengo que decir que Joe y d&b nos presentaron una buena oferta.

Estudiamos los siguientes lugares donde Frank Foster iba a tocar y nos lo compramos todo: J8s, J12s, J-SUBs y J-INFRAs. Incluso compramos un montón de monitores M4”.

Jayce Bosman, mezclador de front of house (FoH) de Foster desde hace tiempo, quedó inmediatamente impresionado. “Hay muchos buenos sistemas por ahí: llevo mezclando durante treinta años y los he utilizado todos. Pero cada aspecto del sistema J ofrece calidad: es fenomenal. El control fuera del eje es realmente preciso. Con un artista como Frank, que no tiene una voz muy alta, no tengo que preocuparme demasiado de por dónde se mueve y eso me da más libertad para mezclar. La Serie J es un gran punto de partida cuando llegas al concierto: no se necesita mucha ecualización del sistema, o más bien ninguna. Solo llamar a la banda y a tocar”.

Desde esa inversión inicial, DSP ha añadido Series V a su inventario. “Nunca antes habíamos tenido un producto en el que todo se ha pensado hasta el detalle”, explica Simon, “el transporte en camión, el rigging, los amplificadores y la red. Tres años después mis colegas siguen sonriendo. Cuando llegamos y decimos que tenemos sistemas d&b, la siguiente pregunta es "¿qué hay para comer?". Y así es como nos gusta”.