Viento en popa a toda vela con d&b

1/2
2/2

Es un hecho que los océanos no saben de límites, pero también es cierto que marineros de fama mundial, incluso personajes ficticios como Jack Sparrow y Davy Jones de la mítica Perla Negra, son capaces de superarlos para ir de uno a otro confín. Esa máxima inspiró una nave muy poco común, que incluso en su nombre evoca esa sensación de imaginación sin límites: Running on Waves, corriendo sobre las olas.

Con un nombre poco usual y basado en un concepto probablemente único, el Running on Waves es desde un punto de vista moderno una antigualla, porque es nada menos que una bricbarca de tres palos. Pero las apariencias pueden engañar y bajo esas cubiertas de roble la nave es una maravilla tecnológica del siglo XXI hasta el más mínimo detalle: equipamiento de navegación de alta precisión, jarcias automatizadas y un sistema de audio y vídeo que no desentonaría en la sala de juntas de una multinacional.

Diseñado como un barco de crucero híbrido convertido en buque de tecnología punta para apoyo de submarinistas, Running on Waves nació de la imaginación de Ruben Khokhryakov, propietario de ARIS, una empresa considerada el proveedor líder de AV de Rusia. Con 64 metros de eslora y 9,5 metros de manga, la nave se sitúa en la lista de los veinte veleros más grandes pero, además, ha optado por implantar sistemas ecológicos con una planta de desalinización a bordo y una planta biológica de tratamiento de aguas residuales. Sin embargo, como indica el Sr. Khokhryakov, “Con el problema del agua fresca solucionado, la nave puede permanecer en el mar períodos más largos de tiempo, pero entonces ¿cómo se mantiene la moral del personal y se entretiene a los viajeros?”.

Naturalmente, él mismo respondió a su pregunta haciendo uso de los recursos de ARIS. En el salón para los pasajeros, con capacidad para cuarenta y cinco personas, se ofrece cine con un sistema de proyección de la empresa Barco y un sistema de altavoces d&b audiotechnik que incluye altavoces E8 y subwoofers E15X de su Serie E, “físicamente lo bastante pequeños para instalarlos discretamente en este salón de alta tecnología”, explica Alexander Fetisov, diseñador de la instalación en ARIS, “y, sin embargo, este sistema totalmente profesional proporciona una calidad de sonido a la altura del lujo de este buque”. Fetisov se encargó también de implementar un sistema al aire libre en la cubierta: “Una vez más, tenía que ofrecer un gran rendimiento y ser visualmente discreto, y la Serie E volvió a ser la solución perfecta con cuatro de sus muy compactos altavoces E0”.

En toda la nave se ha aplicado ese enfoque de alta tecnología y la prueba es que Fetisov, ayudado por Evgeny Shuev, especialista de ARIS en sistemas de alarmas y de evacuación por voz, instaló en cada cabina una conexión de Internet y televisión por satélite. Los canales directos incluían una conexión al sistema de navegación del barco, una cámara bajo el agua en tiempo real y una vista desde lo más alto del mástil. “Se tratará a mis pasajeros como si vivieran en un mundo aparte dentro del mundo”, explica Khokhryakov. “La experiencia a bordo será hasta el mínimo detalle tan apasionante, original y emocionante como la que vivirán cuando hagan inmersión en las aguas de debajo. Sin límites y capaces de ir de uno a otro confín”.